martes

Puta

Tengo miedo de nosotros,
de nuestros parecidos y nuestros problemas,
de las horas que pasamos hablando,
con la única preocupación de que a cierta hora,
perdemos la consciencia.
Me da miedo que te aburras y te vayas.
Me da miedo aficionarme.
Desear una y otra vez que el corazón lata fuerte,
como lo hacía antes.
Me has hecho feliz.
Porque una risa tuya basta para alegrarme la noche,
o el día,
o la vida.
He elegido arriesgarme.
T'estimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aprieta el gatillo.